Tras caminar varias horas por un sendero cortado y lleno de derrumbes, Miguel Vega, gerente de Haren Alde, y fray Nicolás Vigo, director de Santa Monica Radio, llegaron a San Juan de Licupis, en la provincia de Chota, para ver el estado en el que se encuentran algunos de los pueblos que han sido aislados por las lluvias intensas que han caído en los últimos meses en el Perú.

Allí recibieron el pedido de los pobladores de las comunidades de Palo Blanco y Los Porongos de San Juan de Licupis, quienes pidieron a las autoridades la reubicación sus pueblos.

Se trata de dos caseríos que han sido afectados por las lluvias. Ellas han provocado varios deslizamientos y han hecho que las montañas cercanas al pueblo sean inestables.

El Teniente gobernador de Los porongos manifestó: “Necesitamos ser reubicados. Hemos conversado con las autoridades de Palo Blanco, con los ciudadanos, que son nuestros familiares. Ambos pueblos somos una sola familia. Queremos ubicar el pueblo en un terreno del señor Nilson Montenegro. Un terreno que resistiría a las lluvias”.

Por su parte el Agente municipal César William Estrella Monteza, dijo: “Les pediría que nuestro colegio, posta medica e iglesia se reubique en una zona más segura. Los dos pueblos en una zona más segura. El terreno del señor Nilson se presta para ello”.

Palo Blanco

El pueblo presenta numeroso cortes en el suelo, producto de la intensidad y la bravura del agua que corrió por las calles del pueblo. Los vecinos han colocado costales con arena para evitar la inundación del colegio de educación secundaria.

Una de las vecinas del lugar, Victoria Vidarte, nos cuenta que las 6 familias que viven en el pueblo han abandonado sus casas por varias semanas: “Toda la comunidad ha dormido en las partes altas del lugar por temor a inundaciones. Pero ahora ya hemos vuelto a nuestras casas”, manifestó.

Los porongos

De estos pueblos, el más afectado es Los Porongos. El huayco ha surgido del cerro ‘Panza negra’ que se encuentra detrás de la comunidad y se ha bifurcado antes de llegar al pueblo. Sin embargo, ha destruido el pequeño jardín de tres ambientes (PRONOI) que estaba en construcción y ha derrumbado parte del local provisional en el que funcionaba el pequeño jardín Luceritos de amor. Sobre ello, Teniente gobernador nos dice: “El 24 de marzo por la noche una lluvia torrencial ha destruido el jardín. No hemos podido sacar nada porque el lodo, palos y piedras que ha bajado se han llevado todo el material educativo, didáctico y el mobiliario que tenían la animadora para trabajar. Hoy nuestros niños ya no tiene material”.

Varios derrumbes

El camino rural que conduce de Maychil, Palo Blanco y Los Porongos muestra en numerosas zonas derrumbes grandes y pequeños. Ellos han hecho que se pierdan varios campos de cultivo y que el terreno se haga inseguro. En cualquier momento estos derrumbes podrían activarse con las lluvias, nuevamente. Temor de los pobladores Los pobladores manifestaron que durante los días 25, 26 y 27 de marzo que las lluvias fueron fuertes y continuas sintieron mucho temor. Uno de los pobladores nos cuenta “que se agruparon en alguna casa de sus parientes para poder huir, en caso necesario”.

Asimismo, manifestaron sentirse, hoy, preocupados porque los huaicos se podrían deslizar otra vez. Además, revelaron que les preocupa mucho sus tierras ya que han quedado movidas e inestables.

Trochas y caminos interrumpidos

La trocha carrozable que llega a estos pueblos ha quedado inservible. En varios tramos de ella presenta cortes, grietas y tierra acumulada. Del mismo modo, el camino de herradura que conduce a estos pueblos es inseguro y está entrecortado. El trayecto de Maychil a Palo Seco presenta dos derrumbes grandes y otros pequeños.

La iniciativa de los pobladores

Sin embargo, ante la falta de ayuda de las autoridades, los pobladores de estos dos pueblos han tomado la iniciativa de recuperar ellos mismos su camino de herradura para que puedan salir al pueblo cercano de Maychil a abastecerse de artículos de primera necesidad.

El viernes 7 de marzo los varones de la comunidad se organizaron y empezaron a recuperar su camino de herradura. La cuadrilla de trabajo empezó de Palo Seco hacia Maychil.

Para llegar a los dos pueblos, hay que caminar 3 horas sorteando una serie de obstáculos por el mal estado del camino. Los viajeros tienen que sortear barro, piedras, arena y árboles caídos.

Necesitan agua potable y reparar su canal

Igualmente, las autoridades de ambos distritos manifestaron su preocupación porque el agua que beben no es potable. El sistema que poseían ha sido afectado por los deslizamientos de tierra. Además, pidieron al Estado le ayude a reconstruir su canal de riego que también ha sido afectado.

Agradecen la ayuda de Caritas de Chota

Los habitantes de estos pueblos afectados por las lluvias agradecieron la ayuda de Caritas de Chota, quien desde la parroquia de Llama ha hecho llegar víveres para su alimentación. Por ello, reiteraron su gratitud a la Prelatura y a los sacerdotes Carlos y Luis.

Del mismo modo, celebraron la iniciativa de los agustinos recoletos por haber llegado hasta sus pueblos para comprobar en persona la situación en la que se encuentran. Asimismo, agradecieron a Santa Mónica Radio por ser un canal de comunicación a su servicio para recoger sus necesidades.

Categoría: Noticias nuevas   Publicado: Sábado, 08 Abril 2017 22:14  Escrito por Super User   Visto: 101 Tags: Imprimir
~ ONGD Haren Alde ~